No le estás pagando lo suficiente a tu Community Manager y aquí te digo por qué

Párate un momento a pensar quién es el miembro más importante de tu equipo. ¿Quién es el que vende tu marca en las redes sociales? ¿El que está atento de cualquier crisis para cortarla de raíz? ¿El que conoce a tus clientes más que nadie? Y esa persona quizás ni siquiera tiene un cargo oficial, o es freelance.

Si no haces nada después de haber leído esas palabras, ve a abrazar a esa persona ahora. Lo digo en serio. Se lo merece, y otros 100 abrazos a lo largo de todo este tiempo. Si te preocupa que pueda sentirse incómodo, no lo estará. A todos los community managers les gustan los abrazos. Es lo que hacemos online y en la vida real todo el día, todos los días. Abrazar digitalmente a los necesitados, o aquellos que celebran victorias grandes y pequeñas. No es lo suficientemente frecuente que nuestros jefes abran sus brazos y devuelvan el gesto.

Los abrazos son geniales y también lo es la apreciación, pero ¿cuál es el valor real de la comunidad?

Tu comunidad es tu IP. Es el único activo defendible que tienes desde el primer día. Cada persona que elige ser leal a ti y tu marca no tiene precio y es obligatorio que no te restrinjas financieramente cuando se trata de invertir en ellos. Los community managers son la mejor inversión que puedes hacer cuando se trata de tu comunidad.

Le tienes que pagar a tu community como le pagas a tus programadores. Lo que las personas a menudo olvidan es que sin una comunidad, no hay una audiencia para la cual desarrollar o construir. Solo porque lo construyes no significa que vendrán, alguien tiene que venderlo, promocionarlo y brindar atención constante.

Gestión Comunidad 24/7: CM

La forma en la que veíamos en antes a la comunidad de una marca ha muerto, y nació una nueva generación que está mucho más informada, que sabe lo que quiere y que incluso quiere participar en decisiones dentro de la marca. Ya no es que debemos dar y ellos solo reciben, ahora debe existir una relación más bilateral, una cocreación.

Muchas empresas le pagan a sus community managers cerca de la mitad del sueldo de sus programadores, lo cual es bastante preocupante.

Lo peor de todo es que la parte más estresante de la empresa se la lleva día a día el community manager. Es posible que el director general o cualquier otra persona también enfrenten situaciones difíciles, pero el community, como cara de la empresa y nexo entre esta y la comunidad, es quien se encarga de tratar con las personas, y eso no siempre es lo más fácil. Clientes insatisfechos, personas sin oficio, requerimientos extraños… En el mundo de internet cualquier cosa es posible, y nadie lo sabe mejor que un CM.

Como cualquier trabajo que requiera tratar constantemente con personas, hay que lidiar con emociones. Para ser community manager, hay que ser empático, tanto para comprender a las personas como para saber qué mensaje lanzar y cómo para que tenga éxito en una comunidad. Muchas veces dentro del mismo equipo de trabajo habrán logros, fracasos, éxitos, desilusiones, lágrimas y risas, y no hay que dejar que eso interfiera con el trabajo o, peor, con las horas de las publicaciones. Los CM a diario están expuestos a un montón de emociones diversas y que vienen de diferentes fuentes. Equilibrar todo eso y no permitir que te hunda es definitivamente una clase de superpoder.

Flexibilidad horaria: CM

Una de las cosas más complejas de ser community manager es que a veces la línea entre el trabajo y tu tiempo personal puede ser muy difusa. A menudo te vas a encontrar en reuniones familiares pegados al teléfono porque hay una crisis en la marca que deben resolver de inmediato. O cuando un cliente escribe a las 2am preguntando si abren al día siguiente. Flexibilidad horaria. La realidad es que responderle o no puede suponer la diferencia entre perderlo, o a veces simplemente responder un comentario a las 3am significa mucho para una persona, y eso un CM lo sabe y es sagrado para él.

Si en algún momento ocurre una catástrofe, como que se caiga la página o no puedan entregar algún producto (o ninguno), quizás no sea la tarea del community manager resolver el problema de raíz. Sin embargo, sí es su responsabilidad dar la cara, ofrecer disculpas y recompensarlo de alguna manera. O, en casos extremos, desviar la atención mediante tácticas de brujería que solo él conoce. Definitivamente, un buen manejo de las crisis te puede hacer mantener estable tu comunidad a pesar de que todo se desmorone a tu alrededor.

Cuando un community manager opina, no es porque él piensa que eso sea así y ya, es porque es lo que observa en la comunidad y un resumen de las peticiones de la misma. Recuerda que él es quién está ahí literalmente 24/7 escuchando y buscando para luego comunicártelo a ti. Y a las personas les gusta ser escuchadas y que les den lo que quieran, por lo que es muy importante seguir las recomendaciones del CM.

Los community managers no saben decir que no. Esto es bueno para ti pero malo para ellos, porque así estén en un sueño profundo a las 4am, si los llamas probablemente te van a escuchar. Y harán cambios necesarios en la comunidad digital para cambiar de inmediato porque al cliente al otro lado del mundo no le gustó y debía ser publicada ese día.

Conclusión

En conclusión, un buen community manager marca la diferencia entre una marca mediocre y una buena, que tiene excelente relación con su comunidad. Después de todo, ya la competencia no está en el producto que ofreces, si no en el servicio que das al hacerlo, tanto antes como después de la compra.

Ahora ve a abrazar a tu CM y dale un aumento si no lo has hecho ya.

Escrito por user

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.